Menta

Blog

Los 10 errores más comunes en las estrategias de monitoreo de aplicaciones

Elabora una estrategia global de monitoreo para tu aplicación web y sácale el mayor provecho posible, evitando los puntos negativos que desarrollamos a continuación.

Seguramente has escuchado sobre las ventajas de monitorear las aplicaciones web. Sin embargo, aún cuando estés empezando una estrategia de monitoreo y emprendas acciones a partir de los datos que has obtenido, es muy importante asegurarse de no estar cometiendo alguno de los siguientes errores para poder sacar el mayor provecho de tu estrategia.

 

1. Monitorear únicamente lo que se cree que va a fallar

Es común asumir que algunos componentes de nuestro ecosistema digital tienen poca probabilidad de fallar. Por lo anterior, podríamos abocarnos únicamente en monitorear aquello que creemos que podría fallar en algún momento. En una estrategia de “observabilidad”, el monitoreo debe consistir en la suma de todos los componentes, ya no sólo esfuerzos unitarios y aislados. Por esa razón, es importante monitorear para saber detectar fallas en los elementos y también para observar el comportamiento de la aplicación, como la suma de todas sus partes. De esa forma podremos descubrir, detectar y prevenir comportamientos inesperados en el ecosistema.

2. Manejar unidades incompatibles entre distintos módulos de monitoreo

Es importante tener claro qué unidades y qué métricas podemos utilizar para los módulos o procesos de nuestras aplicaciones. De poco sirve tener una estrategia de monitoreo global si las unidades que usamos en distintos módulos, sistemas o plataformas de monitoreo son incomparables o incompatibles, ya que no podremos llevar a cabo procesos de inteligencia de datos que nos den respuesta a nuestras necesidades.   

3. No tener un baseline

Si no cuentas con una base como referencia, respecto al tráfico que esperas de tu aplicación, tanto para un día “normal”, así como para uno extraordinario, donde se tendrá un evento especial, no podrás realizar comparativa alguna. Es decir, no existirán información y data suficiente para saber si tuviste o no el tráfico esperado, por mencionar un ejemplo.

4. No actualizar el baseline conforme el uso de la aplicación cambia

En el punto anterior enfatizamos la importancia de contar con una base comparativa, pero es necesario también que ésta se actualice conforme cambian el comportamiento y los procesos de una aplicación. Es decir, es crítico realizar las actualizaciones en nuestra estrategia de monitoreo de aplicaciones si esperamos, por ejemplo, un evento que podría presentar una mayor o menor demanda; o si se agregó un nuevo componente, que acelera la entrega del contenido; o si una herramienta está comprimiendo las imágenes de una aplicación. Es muy importante actualizar y examinar que la base, con la cual estamos trabajando, se encuentre vigente y actualizada.

5. Tener toda la información, pero sin ser explotada  

Sabemos que la rapidez con la que debes resolver un problema técnico es fundamental. Por esa razón, resulta de gran ayuda implementar herramientas de monitoreo que te permitan agilizar la toma de decisiones para encontrar una solución pronta con la que puedas explotar exactamente los datos que necesitas de la forma como tú lo necesitas. De poco sirve contar con una herramienta que recabe gran cantidad de datos si te llevará muchísimo tiempo explotarlos, cruzarlos y dimensionarlos, para llegar a alguna conclusión respecto a un problema.

6.  No hacer monitoreo de experiencia de usuario

¿Sabes qué tan satisfechos se sienten tus usuarios al navegar entre las diferentes secciones de tu sitio? ¿Tus tiempos de respuesta tienen satisfechos a tus usuarios o tus usuarios deciden abandonar tu sitio y se van insatisfechos sin lograr lo que pretendían? Monitorear la satisfacción de usuarios es determinante para que tus conversiones y visitas crezcan. APDEX es una métrica que puede ayudarte con esto.

7.  No conservar un histórico de datos

Sabemos que con los datos históricos de monitoreo puedes evidenciar situaciones de riesgo o comparar eventos. Por lo anterior, mantener esta práctica en nuestras estrategias de monitoreo es crucial para tomar decisiones a futuro basándonos en datos.

8. No hacer una prospección de capacidad con base en datos históricos

Para hacer una prospección de capacidad es necesario analizar los datos de lo ocurrido en un mismo periodo de tiempo anterior (Año vs Año. Primer Trimestre del Año Actual vs Mismo Trimestre del año anterior. Tú defines la temporalidad.) Se trata de que anticipemos y dimensionemos nuestros recursos y/o nuestra infraestructura. Dicha proyección debe realizarse de manera periódica, anteponiendo la base de datos históricos de monitoreo, como fuente principal. De igual forma, por ejemplo, te ayudará a estimar la inversión en tecnología para el próximo presupuesto.

9.  No tener monitoreo de despliegue de código

Como lo explicamos anteriormente, monitorear los despliegues de código nos ayuda a identificar y solucionar rápidamente cualquier problema que surja a partir de un despliegue. Las liberaciones de código pueden realizarse varias veces al día, por diferentes razones y por diferentes equipos de desarrollo. Por ello, es muy importante considerarlo como una práctica en tus estrategias de monitoreo.

10.  No tener alertas que se disparen ante cambios drásticos de comportamiento o tendencia

Las alertas que no consideran un contexto, y que tienen como única finalidad anunciar eventos aislados, no son útiles en las estrategias de monitoreo modernas. Es necesario tener un mecanismo controlado por una herramienta de inteligencia de datos en la que puedas crear alertas que vayan más allá de si algo es “cierto o falso”, sino que puedas adecuarlas a las peculiaridades de tus procesos, para que la alerta tenga sentido, contexto y acción.

¿Quieres salir corriendo y cambiar tu estrategia de monitoreo por completo? Considera estos puntos y haz que sea realmente efectiva.

¿Necesitas ayuda para generar la estrategia de monitoreo alineada a las necesidades de tu empresa?

Contáctanos

Por favor introduce tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Recibirás un resumen semanal.