Menta

Blog

¿Qué es el aseguramiento de la calidad en aplicaciones web y móviles?

En el terreno digital, un diminuto error en el código de una aplicación puede llevar a consecuencias desastrosas.

Hay un consenso entre quienes ofrecen servicios o productos en internet o los que basan su operación en plataformas tecnológicas acerca de que es crucial para su negocio reducir al máximo cualquier tipo de fricción entre sus operarios y sus sistemas, o entre sus clientes y sus canales digitales. 

Ya sea que desarrollen sus propias herramientas de software, que las compren o las contraten a un tercero, el aseguramiento de la calidad digital es cada vez más una necesidad del negocio (un “must to have”) y no un lujo (“nice to have”).    

Al igual que en un proceso de manufactura, en el que el desperfecto de una máquina puede generar cuantiosas pérdidas a la organización; en el terreno digital, un diminuto error en el código de una aplicación puede llevar a consecuencias desastrosas: desde la interrupción de las operaciones del negocio hasta la pérdida de información de la empresa y de los clientes.

Elementos del aseguramiento de la calidad de software

Por eso es que el aseguramiento de la calidad debe considerarse una estrategia de calidad de cada aplicación, que ayude a prevenir fallas y, por consiguiente, a evitar la pérdida de clientes o sanciones regulatorias. 

Como estrategia, el aseguramiento de la calidad de las aplicaciones web y móviles implica la protección desde varios frentes:

  1. Pruebas de capacidad: Sirven para observar las capacidades y el comportamiento de una aplicación web bajo alta demanda de solicitudes de tráfico. 
  2. Monitoreo de usuarios reales: Permite identificar y resolver problemas de funcionalidad y rendimiento relacionados con las interfaces de usuario de una aplicación web o móvil.
  3. Monitoreo de desempeño de aplicaciones: Ofrece una visión clara del rendimiento de las aplicaciones y alerta cuando se presenta un problema.  
  4. Monitoreo de aplicaciones móviles:  la movilidad de las aplicaciones ha abierto un frente en cada dispositivo, por lo que este tipo de monitoreo ayuda a monitorear el desempeño de este tipo de soluciones.
  5. Monitoreo de resiliencia tecnológica: ayuda a simplificar la seguridad de las aplicaciones y sistemas a través de una supervisión constante.   
  6. Monitoreo de infraestructura: Sirve para conocer el estado de la infraestructura mediante métricas clave, como CPU, memoria, carga, disco y red en ambientes modernos, complejos y dinámicos.
  7. Monitoreo sintético: permite emular el comportamiento de los usuarios a cualquier escala.
  8. Monitoreo de riesgo cibernético: Permite supervisar a los proveedores de los servicios digitales para garantizar la seguridad de nuestro ecosistema.
  9. Monitoreo de fuga de datos: Ayuda a detectar fugas de datos en cualquier lugar de su entorno digital con el fin de reducir la posibilidad de que caigan en manos de personas equivocadas.   

De acuerdo con las necesidades de cada negocio, algunas organizaciones requieren algunos de estos elementos para contar con una estrategia de aseguramiento de la calidad de las aplicaciones,; otras tal vez requieren todos. Para la mayoría, el aseguramiento de la calidad debe tratarse de una manera en la que tanto sus insumos como sus productos digitales garanticen la continuidad de las operaciones y la mejor experiencia para los clientes.  

El aseguramiento de la calidad en el software no solo conlleva el realizar pruebas de resistencia a cada programa, aplicación o servicio. Aunque es indispensable, no basta con hacer pruebas de capacidad a una aplicación para decir que el producto tiene calidad. Es indispensable tomar un conjunto de acciones para garantizar que tanto nuestras plataformas operativas como nuestros canales digitales de interacción con los clientes funcionen sin contratiempo alguno.

La mejor experiencia de usuario

Además de atender distintas capas del entorno digital de la organización, el aseguramiento de la calidad digital acompaña a todas y cada una de las acciones vinculadas con el diseño, la planeación, el desarrollo y despliegue  de las aplicaciones, así como las pruebas,  la operación y el monitoreo del producto, a través de una estrategia de observabilidad. El fin último de estos procesos es garantizar que el usuario o cliente tendrá la mejor experiencia posible a través de nuestros productos o canales digitales.  

Podría decirse que el aseguramiento de la calidad de software ayuda a que veamos nuestros productos o servicios a través de los ojos de nuestros clientes. La usabilidad, el rendimiento, la resolución de problemas y la conversión de nuestros activos digitales en compras o contratación de servicios están entre las principales métricas que también debe tomar en cuenta el aseguramiento de la calidad del software, pues no hay calidad si nuestros esfuerzos digitales no consiguen los objetivos para los que fueron implementados.

     
 

Si quiere saber más acerca del aseguramiento de la calidad en aplicaciones web y móviles para tu negocio, contáctanos, podemos ayudarle.

Contáctanos

Por favor introduce tus datos y nos pondremos en contacto contigo.